Buscar
  • SOS Consulting

Tomando en serio la sostenibilidad

Los últimos años han visto un progreso mixto para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Ha llegado el momento de aprovechar las Normas Internacionales para lograr el éxito procesable.

El año 2022 será decisivo en cuanto a si el mundo puede cumplir su objetivo de desarrollo sostenible para el año 2030. Un informe de progreso de las Naciones Unidas (ONU) recientemente publicado para los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) describe un progreso mixto, especialmente debido a la pandemia de COVID-19 aunado a recientes situaciones de inestabilidad geopolítica, han desviado la atención de los ODS. Esto significa que la sociedad tiene que volver a la normalidad. “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son más importantes ahora que nunca. Ahora es el momento de asegurar el bienestar de las personas, las economías, las sociedades y nuestro planeta”, remarcó António Guterres, Secretario General de la ONU.


Los índices son una herramienta valiosa para el seguimiento y el seguimiento es esencial para seguir el progreso. En junio, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) lanzó un Índice de Infraestructura de Calidad para el Desarrollo Sostenible ( QI4SD ), diseñado para medir la contribución de una infraestructura nacional de calidad al cumplimiento de los ODS.


Los indicadores dentro de QI4SD se clasifican bajo los encabezados de prosperidad, personas y planeta, conocidos colectivamente como "las tres P", para apoyar el crecimiento económico, la sociedad y el medio ambiente. ONUDI llama al QI4SD un reinicio para la infraestructura de calidad, para alinearlo con las necesidades en rápida evolución de la Cuarta Revolución Industrial y, lo que es más importante, para impulsar el papel que tiene la infraestructura de calidad en el cumplimiento de los ODS de la ONU. ISO fue un socio clave en el desarrollo de QI4SD, porque ISO y sus miembros agregan valor a las infraestructuras nacionales de calidad al desarrollar estándares y contar con mecanismos de evaluación de la conformidad.


LA ACCIÓN CLIMÁTICA DE ISO

Uno de los problemas globales más apremiantes es el cambio climático. El pasado mes de septiembre de 2021, ISO consolidó su compromiso y contribución a través de la Declaración de Londres para combatir el cambio climático para el 2050, utilizando las Normas Internacionales.


El apoyo entre los organismos miembros de ISO ha sido unánime. “El Consejo de Normas de Canadá (SCC) apoya con orgullo la Declaración de Londres mientras construimos un futuro sostenible a través de la normalización”, afirmó Chantal Guay de SCC, miembro de ISO para Canadá, en su respaldo.


“La situación es muy grave”, agregó David Fatscher, jefe de Sector (Medio Ambiente, Social y Gobernanza) de la British Standards Institution (BSI), otro miembro de ISO. “Pero también es crucial evitar el fatalismo. Los gobiernos, las organizaciones y las empresas de todos los tamaños aún tienen el poder de detener y revertir el cambio climático y la Declaración de Londres se creó para ayudarlos a hacer precisamente eso. Este es un gran paso en la dirección correcta”.


Aunque estas pueden parecer afirmaciones grandiosas, las normas ISO ya han hecho contribuciones significativas al cero neto. Si bien los medios de comunicación a menudo informan cómo las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) han aumentado a nivel mundial, en algunas partes del mundo han ido disminuyendo. ISO juega un papel importante en estas reducciones, impulsando la transición de los combustibles fósiles a la energía limpia con la ayuda de estándares para la mitigación del cambio climático y la energía limpia. Con respecto a esto último, el comercio de emisiones es una de esas historias de éxito que las normas ISO hacen posible.


COMERCIO DE EMISIONES: UNA HISTORIA DE ÉXITO PARA EL ODS 17

El concepto detrás del comercio de emisiones es simple: las industrias reguladas tienen una cuota de derechos de emisión al comienzo de un año determinado y solo pueden emitir GEI si tienen suficientes derechos de emisión. Las industrias pueden comprar, vender o depositar derechos de emisión dependiendo de si tienen muy pocos o demasiados en cualquier año comercial, mientras que el conjunto total de derechos de emisión se reduce de un año a otro. Esto, a su vez, reduce las emisiones con el tiempo y se conoce como esquema de tope y comercio (CAT).


Hace aproximadamente 20 años, Dinamarca y el Reino Unido probaron esquemas CAT piloto para emisiones de dióxido de carbono, que luego fueron reemplazados por un esquema en la UE en 2005. Todos estos esquemas fueron activados por disposiciones del Protocolo de Kioto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.


El Régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea (RCDE - UE) funciona por fases y se aplica a miles de industrias de gran consumo energético y la aviación. Este esquema CAT cubre el 45 % de las emisiones de GEI de la UE. Hay objetivos para cada fase, con un objetivo para 2020 del 21 % utilizando una línea base de emisiones de 2005. La Fase IV, que va de 2021 a 2030, inicialmente tenía como objetivo reducir las emisiones de GEI en un 43 %, mientras que la UE ahora ha aumentado este objetivo al 55 % para realinearse con los objetivos para 2030 y más allá, y garantizar emisiones netas cero para 2050.


Por ejemplo, los investigadores informaron en 2020 que el RCDE UE redujo las emisiones de dióxido de carbono en más de mil millones de toneladas entre 2008 y 2016, lo que equivale al 3,8 % del total de emisiones de GEI en toda la UE. A más largo plazo, las emisiones de GEI en la UE cayeron un 31 % entre 1990 y 2020, superando el objetivo de la UE para 2020 en un 11 %.


ALLANANDO EL CAMINO

Las normas ISO juegan un papel crucial en el impulso de estas reducciones. Por ejemplo, las normas garantizan la calidad y la coherencia del seguimiento, la notificación y la verificación de las emisiones de GEI, y se especifican en los reglamentos de la UE para estas actividades. Además, los requisitos del RCDE UE para la acreditación y verificación de las emisiones de GEI especifican las normas ISO para verificar las emisiones de GEI notificadas y la acreditación de los verificadores, al tiempo que recomiendan normas para los sistemas de gestión.


Los países de todo el mundo están notando el éxito en el uso de las normas ISO y el comercio de emisiones para reducir las emisiones de GEI, y están siguiendo su ejemplo. En 2020, por ejemplo, la Agencia Internacional de Energía informó que había 23 esquemas de comercio de emisiones en todo el mundo, lo que representa el 9 % de las emisiones de GEI del mundo. En relación con esto, la International Carbon Action Partnership, en su Emissions Trading Worldwide – Status Report 2020, hace numerosas referencias a las normas ISO, tanto explícita como implícitamente, todas las cuales han permitido reducir las emisiones de GEI.


La acción climática de ISO acelerará y mejorará las sinergias entre las iniciativas climáticas y las Normas Internacionales. “La Declaración de Londres es un compromiso internacional crítico que permitirá a las empresas y organizaciones de la economía global acelerar su acción climática mediante el uso de estándares confiables alineados con objetivos sólidos de cero emisiones netas”, concluye Nigel Topping, Campeón de Acción Climática de Alto Nivel de la ONU.


Fuente: ISO, Tomando en serio la sostenibilidad, Julio 2022.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo