Buscar
  • SOS Consulting

MANTENIENDO LA PROMESA VERDE

Parece seguro que el crecimiento de las finanzas sostenibles continuará, ya que la mayoría de los gobiernos de todo el mundo se centran en cómo reducir la contaminación y los gases de efecto invernadero y más reguladores exigen que las empresas divulguen los riesgos relacionados con el clima. El sector de energías renovables para la electricidad, por ejemplo, se ha duplicado en la última década y más que cuadriplicado en los últimos 15 años.

A pesar de un aumento en la inversión, se necesita mucho más para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Y la escala de inversión requerida es enorme. Según el Foro Económico Mundial, necesitamos dedicar alrededor de 5,7 billones de dólares al año a la infraestructura verde, mientras que la Agencia Internacional de la Energía ha determinado que necesitamos al menos 53 billones de dólares en los próximos 15 años para combatir el cambio climático. Y se necesita más para otras áreas de sostenibilidad, como la emergente economía circular.

La evidencia muestra que se necesitan con urgencia estándares sólidos, creíbles, completamente desarrollados y ampliamente aceptados. Las Normas Internacionales pueden ayudar a estructurar el mercado financiero sostenible emergente y crear la confianza que los inversores necesitan. Los expertos que lideran el desarrollo de estándares para finanzas sostenibles son muy lúcidos al explicar por qué. “Las normas internacionales brindarán armonización, credibilidad, transparencia y confianza”, afirma John Shideler de Futurepast Inc. , quien encabeza un grupo de expertos en ISO/TC 207 , Gestión ambiental , el comité técnico de ISO a cargo del desarrollo de una serie de normas para bonos y préstamos verdes.


BONOS VERDES Y MÁS ALLÁ

“Necesitamos estándares para evitar el lavado verde”, explica Hayden Morgan del Green Investment Group internacional, que lidera otro grupo de expertos en ISO/TC 322, Finanzas sostenibles . “El trabajo realizado en este grupo tiene como objetivo ayudar a las organizaciones de todo el mundo a integrar los principios de sostenibilidad en sus actividades”, explica. “Sin eso, tenemos lavado verde, como la exageración de las credenciales ambientales”.


Entonces, ¿qué son exactamente los bonos verdes? Los bonos verdes, también conocidos como bonos climáticos, están diseñados para financiar proyectos ambientales o climáticos positivos. Sin embargo, no todos los bonos verdes son iguales.


Los bonos verdes han existido durante casi 15 años y, desde entonces, ha surgido una gama y diversidad de normas, directrices y reglas comerciales, con el objetivo de proporcionar una base sólida y, además, contrarrestar el lavado verde. Si bien es importante en un mercado incipiente, ahora necesitamos estándares ISO para brindar estructura, transparencia y credibilidad a través de esquemas de certificación reconocidos internacionalmente que desbloquearán los billones de dólares necesarios para el desarrollo sostenible. Estos son los objetivos de una nueva serie de estándares que cubren bonos verdes, préstamos verdes, una taxonomía para bonos verdes y un cuarto estándar para verificación.


Entonces, ¿cómo ayudará la serie de normas ISO 14030? El objetivo es proporcionar claridad y describir lo que se requiere para determinar la elegibilidad y la credibilidad de los instrumentos de deuda verde, así como un mecanismo de información sólido, para que los inversores obtengan los resultados que necesitan para tomar decisiones informadas, explica Shideler. La aceptación del sector financiero es crucial para el éxito de dichas normas, y el grupo de trabajo ha tenido la suerte de contar con un buen apoyo. “Esto ha ayudado a producir estándares que son consistentes tanto con los estándares de los bonos verdes como con los principios de los préstamos verdes”, concluye Shideler.


Fuente: ISO, MANTENIENDO LA PROMESA VERDE, Febrero 2022.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo