Buscar
  • SOS Consulting

La nueva economía basada en proyectos

Más empresas están aprovechando el poder de los proyectos para generar beneficios sociales y económicos. Los estándares se vuelven prácticos sobre el futuro del trabajo.

Una economía de proyectos es donde las personas están empoderadas para tener las habilidades y capacidades necesarias para convertir las ideas en una realidad. Es un fenómeno en el que las organizaciones entregan un enorme valor para superar las expectativas de las partes interesadas a través de la finalización exitosa de los proyectos. Sin embargo, la investigación muestra que solo el 35% de los proyectos realizados en todo el mundo tienen éxito. Esto significa que se están desperdiciando enormes cantidades de tiempo, dinero, recursos y oportunidades.


De manera lenta pero segura, los proyectos han estado dominando los lugares de trabajo como un motor crítico para la innovación, el crecimiento y el éxito. Hasta cierto punto, el surgimiento de la economía de proyectos significa el final de las descripciones de puestos. El Project Management Institute (PMI) pronosticó que el valor de las actividades orientadas a proyectos en todo el mundo sería de USD 20 billones para 2027, lo que generaría innumerables puestos de trabajo para 88 millones de personas. Aún más interesante, estas estimaciones se realizaron antes de que los países comenzaran a gastar en proyectos de recuperación ante la pandemia, lo que significa que la economía de proyectos llegó para quedarse con la promesa de un valor significativo para la economía y la sociedad.


Para aprovechar esta situación única y garantizar que los proyectos no fracasen, las organizaciones deben adoptar un enfoque basado en un propósito que les permita alcanzar sus objetivos en un horizonte empresarial en constante evolución. Ya es hora de que las empresas y los líderes abandonen las formas anticuadas y adopten un estilo de trabajo ágil.

COMENZAR CON EL FIN EN MENTE


La gestión de proyectos va más allá de establecer un objetivo, definir el alcance, cumplir los plazos y decidir el presupuesto. Los proyectos dan sentido al trabajo y pueden ser particularmente inspiradores para los miembros del equipo, ya que les brindan a todos un sentido de propósito en lugar de que simplemente se presenten o hagan lo mínimo en el trabajo.


Un estudio de la firma Deloitte informa que las empresas orientadas a objetivos tienen un nivel de retención de empleados un 40 % más alto. Cuando las personas se sienten comprometidas en el trabajo, las mantiene motivadas y les da una perspectiva más amplia de que sus proyectos pueden ir más allá de simplemente ganar dinero.

Sin embargo, los proyectos siguen fallando a un ritmo asombroso y no es difícil entender por qué. Los proyectos son personalizados por una serie de equipos que trabajan a través de incertidumbres. Incluso los gerentes pueden no anticipar todo, especialmente durante estos tiempos difíciles. Así, la gestión eficaz de proyectos, además de contar con la estructura, habilidades y herramientas adecuadas para lograrlo, es fundamental para el éxito de una organización.



MENOS, ES MÁS


Dado que la gestión de proyectos, programas y carteras es un campo y una disciplina en crecimiento, debe planificarse, dirigirse y alinearse cuidadosamente con los objetivos estratégicos de una organización. Los líderes y los actores clave deben estar familiarizados con el espectro completo de filosofías y técnicas de gestión de proyectos. Esto puede significar tener equipos más pequeños, menos metodologías, menos herramientas y proyectos más simples. Esta disciplina empresarial, cuando se hace bien, ayuda a las organizaciones a:


  • Obtenga la máxima rentabilidad utilizando los recursos mínimos

  • Reducir costos

  • Aumentar la productividad de los empleados o miembros del equipo.

  • Lograr la satisfacción del cliente


En el panorama actual en el que la competencia es dura, una empresa solo puede tener éxito si adopta la innovación y la creatividad, y la gestión eficaz de proyectos garantiza ambas cosas. Ayuda a las organizaciones a completar el trabajo de manera sistemática, ya que todo se hace en una secuencia adecuada, desde establecer metas y objetivos hasta implementar las estrategias correctas para alcanzarlos. Las ISO 21503 e ISO 21504 recientemente actualizadas, dos estándares que ayudan a avanzar en la gobernanza y la gestión de proyectos, guiarán a las organizaciones hacia una mayor eficiencia y mejores resultados.


Un programa es un grupo de proyectos que son similares o están relacionados entre sí, y que a menudo se gestionan y coordinan como un grupo en lugar de hacerlo de forma independiente. ISO 21503 proporciona orientación sobre conceptos, requisitos previos y prácticas de gestión de programas que son importantes para su desempeño y tienen un impacto en él.


Por otro lado, un portafolio es un grupo de diferentes programas dentro de una misma organización. ISO 21504 brinda orientación sobre los principios de gestión de cartera de proyectos y programas. Por lo general, la gestión de una cartera de proyectos y programas respalda las estrategias de la organización para generar valor.


El objetivo principal de la revisión de las normas fue armonizar los términos y sus definiciones, figuras y texto con la serie de normas ISO 21500 dedicadas a la gestión eficaz de proyectos, programas y carteras.


MIRANDO HACIA EL FUTURO

Con la llegada de nuevas tecnologías y paradigmas de liderazgo, el panorama de la gestión de proyectos está cambiando rápidamente con las últimas tendencias emergentes. Su belleza radica en su naturaleza ágil para satisfacer las necesidades cambiantes del lugar de trabajo todos los días.

Una organización puede pasar por docenas, incluso cientos, de cambios organizativos que van desde pequeños ajustes de los procesos internos hasta revisiones totales de las estructuras y estrategias de una empresa. Las últimas tendencias, como confiar en plataformas digitales para el trabajo remoto y desplegar inteligencia artificial y análisis de datos, plantean nuevos desafíos para la fuerza laboral. Una mayor adopción de proyectos y sus metodologías permite a las organizaciones una mayor flexibilidad y puede facilitarles la adopción de estos cambios sustanciales.


Se ha producido un cambio drástico en nuestros lugares de trabajo y parece que los proyectos llegaron para quedarse. Nos enfrentamos a este tipo de evolución en el trabajo porque la propia naturaleza del trabajo lo exige. Atrás quedaron los días en que los lugares de trabajo estaban dominados por el trabajo operativo y repetitivo. Ahora vivimos en un entorno en constante cambio con la creación masiva de proyectos. Ahora más que nunca, tener proyectos exitosos es tan importante como tenerlos en primer lugar: es crucial que lo hagamos bien.


Fuente: ISO, La nueva economía basada en proyectos, Julio 2022.

0 visualizaciones0 comentarios