Buscar
  • SOS Consulting

Alimentos más seguros, mejor salud y un futuro más brillante

De la granja a la mesa, ¿qué tan segura es su comida? En el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria, ISO está dando un paso significativo en el camino para garantizar que el acceso a alimentos más seguros y nutritivos beneficie a todos: las personas y el planeta.

“Alimentos más seguros, mejor salud” es el tema del Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos. El desafío en el mundo de hoy es cómo lograr esto. Los sistemas alimentarios mundiales, que ya estaban bajo presión antes de la pandemia, ahora están sujetos a cuellos de botella en la cadena de suministro, los impactos del cambio climático acelerado y las tensiones geopolíticas fluctuantes.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tema “Alimentos más seguros, mejor salud” destaca la importancia de los alimentos seguros y nutritivos para garantizar la salud y el bienestar humanos. Y todos tenemos un papel que desempeñar para garantizar que logremos esto. Ya sea que cultivemos, procesemos, transportemos, almacenemos, vendamos, compremos, preparemos o sirvamos alimentos, la seguridad alimentaria está en todas nuestras manos.


La necesidad de abordar el desafío es apremiante. La OMS dice que los alimentos inseguros causan 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por los alimentos en todo el mundo y 420 000 muertes; y alrededor del 30 % de las muertes provocadas por los alimentos se producen entre niños menores de cinco años. Es probable que estas cifras sean una subestimación.


INICIATIVAS EMOCIONANTES

La necesidad urgente de transformar los sistemas alimentarios ha dado lugar a iniciativas como Food Action Alliance, un esfuerzo de colaboración de líderes mundiales "para producir alimentos de manera eficiente, inclusiva y accesible para todos". Otra iniciativa de este tipo, 100 Million Farmers , pone énfasis en apoyar soluciones locales que “incentiven a los agricultores y empoderen a los consumidores para colocar el clima, la naturaleza y la resiliencia en el centro de la economía alimentaria”.


Todo esto está subrayado por el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de las Naciones Unidas: Hambre Cero: “Se necesita un cambio profundo del sistema mundial de alimentación y agricultura si queremos alimentar a los más de 690 millones de personas que padecen hambre hoy en día, y los dos adicionales millones de personas en el mundo para 2050. El aumento de la productividad agrícola y la producción sostenible de alimentos son cruciales para ayudar a aliviar los peligros del hambre”.


Nuestro mundo altamente interconectado significa que todos somos cada vez más conscientes del impacto que la producción de alimentos tiene en el medio ambiente y los riesgos concomitantes para nuestra salud de las enfermedades transmitidas por los alimentos, las toxinas y otros peligros. Los productos alimenticios se mueven constantemente de un país a otro en cadenas de suministro cada vez más complejas, lo que los hace vulnerables a la contaminación y las malas prácticas. Desarrollar eficiencia y una mayor resiliencia en los sistemas alimentarios es una forma de reducir estos riesgos y garantizar que los sistemas estén preparados para enfrentar futuros problemas de suministro de alimentos.


MANTENER LOS ESTÁNDARES

Las normas promueven la calidad y la seguridad de los alimentos, así como la eficiencia de la cadena de suministro de alimentos desde la granja hasta el tenedor, y ayudan a prevenir enfermedades, detectar bacterias y gestionar el riesgo. ISO, por su parte, juega un papel importante. ISO 22000 sobre sistemas de gestión de seguridad alimentaria, por ejemplo, ayuda a todo tipo de productores de alimentos a gestionar la seguridad de sus productos y el bienestar de sus consumidores, brindando una capa de seguridad dentro de la cadena de suministro de alimentos global, ayudando a que los productos crucen fronteras y llevando gente comida en la que pueden confiar.


Para celebrar el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, ahora se publica la ISO 22003 revisada sobre sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos (parte 1 y parte 2), que beneficiará aún más a la comunidad mundial. Como Kylie Sheehan, Gerente General de Operaciones en el organismo de acreditación conjunto Australia-Nueva Zelanda (JAS-ANZ) y Co-Coordinador del grupo de trabajo que revisó ISO 22003, dice: “Ahora tenemos dos estándares que apoyan a las organizaciones de la industria para lograr la seguridad alimentaria. Certificación. También brinda a los reguladores y consumidores la confianza de que los organismos de certificación que realizan la certificación de inocuidad de los alimentos cumplen con los requisitos mínimos de referencia que brindan confianza en los resultados de inocuidad de los alimentos logrados”.


Torben Lyster-Clasen, presidente del comité técnico que desarrolló los estándares y experto en ISO 22000 e ISO 22003, refuerza el punto, destacando lo que se puede lograr con la colaboración. “Más de cien expertos de la industria, esquemas de certificación de seguridad alimentaria, organismos de certificación y organismos de acreditación trabajaron en colaboración para desarrollar estos dos nuevos estándares. El resultado es un gran paso adelante para ISO en la armonización de su caja de herramientas para la evaluación de la conformidad de la seguridad alimentaria”.


Continúa diciendo que las empresas alimentarias, sus clientes, los consumidores, los propietarios de esquemas, los auditores de inocuidad de los alimentos y aquellos que se dedican a reconocer los esquemas de inocuidad de los alimentos en el sector privado y como reguladores definitivamente se beneficiarán”.


Fuente: ISO, Alimentos más seguros, mejor salud y un futuro más brillante, Mayo 2022

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo